007.jpg003.jpg005.jpg010.jpg006.jpg001.jpg008.jpg002.jpg009.jpg004.jpg

El libro del gofio. Chicharrones

El libro del gofio     Gofio-8

Los chicharrones son para el isleño (de Canarias) el último recuerdo de aquel cochino ¿se acuerdan? que matamos hace meses.

Los teníamos guardados en una lata y los sacamos para oscurecer metidito en lluvias, dispuestos a homenajear póstumamente al pobre “chancho”.

Destapar los chicharrones y la lata del gofio, todo es uno. A los primeros los metemos en la sartén y, al ratito, les juntamos el gofio. Los revolvemos un poco, mientras siguen al fuego, para que no se nos quemen, y los apartamos un par de minutos más tarde.

También sacamos el vino nuevo, para no indigestarnos, y ¡a comer, que mañana no se sabe!...

GOFIO Y MANTECA

Cuando no hay chicharrones, porque se acabaron o porque se nos olvidó matar al cochino, pues hacemos el gofio y chicharrones sin chicharrones, y listo. Para esto está la manteca.

Se pone ésta en la sartén, también se pone el gofio, se fríe despacito y, antes de que se nos queme, lo apartamos. También es bueno y “conlleva” vino.

GOFIO Y ACEITE

Si usted odia a los cochinos, no se preocupe, también puede probar un sucedáneo del gofio con chicharrones y del gofio con manteca.

Ponga aceite – gástese “las perras” en uno bueno – en la sartén. Cuando esté hirviendo, añada gofio y revuelva, dejando freir un poco más. Al servirlo, se acostumbra a espolvorear con azúcar. Cuidado con “jartarse”, que es algo pesado.

CHICHARRONES CON GOFIO AL MODO DE GUÍA DE ISORA

Primero se fríen trocitos de carne y de tocino. Cuando estén casi hechos, se añaden los chicharrones en la misma sartén. 

Se ponen en un plato o en una fuente y se van rociando con gofio en polvo. Al gofio puede añadírsele un poco de azúcar. Se acompañan con vino del país.

Texto íntegro recogido en “El libro del gofio” (ISBN 84-398-6303-3), del que se editaron, en el año 1986, mil ejemplares numerados y autenticados con la firma del autor, Manuel Mora Morales Morales (www.manuelmoramorales.com) que autoriza su publicación, exclusivamente, para esta web

 

Manuel Negrin (2016)