007.jpg003.jpg009.jpg006.jpg005.jpg010.jpg004.jpg008.jpg001.jpg002.jpg

Recetas con gofio (2)

El libro del gofio     Gofio-1

Más recetas con gofio: raleras de gofio y vino, cabrillas, cabrillas con lapas, gofio con plátano y naranja, agua de pasote con gofio, gofio escaldado con leche, tortilla de gofio y papas, tortillas de Carnaval y rapaduras de gofio.

RALERAS DE GOFIO Y VINO

Todavía se estila.

-¡Anda, mi niño, tómate la ralerita de gofio y vino pa´que te pongas fuerte! – Le dice la madrea al chiquillo, por la mañanita, antes de ir a la escuela. 

¡Chiquito desayuno para un estropajo, cristiano! A mi también me las dieron y bien que me gustaban. Pero es no quita para que me de cuenta de que a los niños no les sientan bien estas cosas.

A los mayores quizá tampoco, pero, al menos, tienen el conocimiento para no bebérselas si no quieren.

Miren, la ralera se hace poniendo gofio dentro de un vaso de vino, revolviéndolo con una cucharilla y… ¡p´abajo!

Dicen que da sangre.

“CABRILLAS” O CUCHARADAS DE GOFIO EN POLVO

No se me asuste, no quiero ahogarlo. Usted haga lo que yo le digo y verá como al final estamos de acuerdo. 

Busque una lata. Esas de pimentón, algo granditas, sirven. Meta dentro gofio y un trozo de queso duro. Si usted es “dulzón”, póngale también azúcar y revuélvalo.

Ahora, olvídese de la lata un par de semanas. Ábrala cuando se cumplan y, mientras tanto, ha tenido tiempo de buscar un litro de vino bueno. Sírvase un vaso, antes que nada. Destape la lata y saque una cucharilla de gofio. Échese a la boca el gofio (todo no, sólo el de la cucharilla) y- dese prisa, cristiano, que se ahoga – bébase un trago de vino.

¿Ve como nos pusimos pronto de acuerdo? Pues ánimo, que todavía queda gofio en la lata.

“CABRILLAS” CON LAPAS

Es igual, es igual que el anterior. Pero con lapas asadas. El orden es_

1.- Una lapa asada.

2.- Una “cabrilla” o cucharada de gofio.

3.- El buchito de vino.

Y vuelta a empezar. 

GOFIO CON PLÁTANO Y NARANJA

Esta receta es una papilla. Las madres canarias la conocen bien y sabe que es un gran alimento para sus hijos. Hacerla es fácil:

Se escachan los plátanos con un tenedor en un plato. Se añade el juego de una naranja y el gofio. Este se pone poco a poco, hasta que la papilla se espese tanto como se quiera.

Si se desea, puede añadirse un chorrito de miel o unas gotas de jugo de limón.

AGUA DE PASOTE CON GOFIO

Hágase un té de pasote. O de hierbabuena (hortelana), que también sirve. Añádale gofio y revuelva. 

La verdad: no es mi bebida favorita, pero si hay quien la bebe, será porque algo bueno le encuentra. Usted sabrá.

GOFIO ESCALDADO CON LECHE

Se mezcla el gofio con la leche muy caliente, echándolo poco a poco hasta que se forme una pasta, más sobre lo sólido que sobre lo líquido.

Se sirve en platos de poste y se rocía con azúcar, miel de palma o miel de abeja. También puede añadírsele un poco de canela en polvo. Comer cuando aún está humeante.

TORTILLAS DE GOFIO Y PAPAS

Se guisan las papas y se escachan, como para hacer un puré. Aparte, se baten los huevos que se añaden a las papas. Se pone gofio y se revuelve bien toda la masa. Esta debe quedar “cuajadita”.

En una sartén, con aceite caliente, vamos friendo en forma de tortillitas finas. El azúcar, según el gusto de cada cual, se incluye en la masa inicial o se polvorea sobre las tortillas, una vez fritas.

En lugar de papas, puede usarse batatas, con las que también quedan riquísimas.

TORTILLAS DE CARNAVAL

Ingredientes: gofio, harina (opcional), tres o cuatro yemas de huevo, canela molida, leche, azúcar y anís o Marie Brizard.

Se mezclan los huevos con la leche, la canela, el azúcar (la cantidad varía, según gusto) y un chorrito de anís. Se bate bien y se le añade el gofio, poco a poco, revolviendo hasta que quede con una consistencia parecida a la de las natillas.

Al gofio puede mezclársele harina o no, según se prefiera, pues de ambas maneras se estila. Se pone a freir, en aceite muy caliente, en forma de totillas. Se sacan cuando estén doradas.

Acostumbran a comerlas en época de carnaval, acompañadas de café.

RAPADURAS DE GOFIO

En una caldera: un litro de miel de caña sin refinar, como la que se produce en La Palma, un kilo de azúcar, canela, limón rallado, matalahúga (anís) y 5 cucharadas soperas de gofio.

Revolvemos bien con una pala de madera y ponemos la caldera al fuego durante ¾ de hora, aproximadamente.

Mientras hierve, debemos continuar dándole vueltas enérgicamente, para que no se pegue. El punto exacto se sabe poniendo un poco de la pasta en un plato y removiéndola con el dedo: si se endurece, está lita para apartarla del fuego.

A continuación, tomamos moldes cónicos de tela y los vamos llenando con el contenido de la caldera. Cuando se enfríen, separamos las rapaduras de los moldes y las envolvemos en papel celofán. Así se conservarán mejor.

Este es el dulce más popular de La Palma, donde tradicionalmente se ha fabricado con miel procedente de los trapiches de la caña de azúcar.

Texto íntegro recogido en “El libro del gofio” (ISBN 84-398-6303-3), del que se editaron, en el año 1986, mil ejemplares numerados y autenticados con la firma del autor, Manuel Mora Morales Morales (www.manuelmoramorales.com) que autoriza su publicación, exclusivamente, para esta web. 

 

Manuel Negrin (2016)