001.jpg004.jpg003.jpg007.jpg009.jpg005.jpg008.jpg006.jpg010.jpg002.jpg

Noche de Reyes, poema de Nijota

NOCHE DE REYES

Circulan paquetes 

por la población.

Es noche de Reyes. 

 ¡Cuánta animación!

Aglomeraciones, 

empujones, ruido.

Aquí, una pitada.

Allá, un estampido.

Las tiendas, repletas.

No se puede entrar.

En noche de Reyes,

¡qué hermoso es comprar!

Ofertas, demandas, 

gritos y sudores.

Por un vendedor 

hay diez compradores.

Y, entre uno y otros, 

un mostrador chico 

que es un paralelo 

38 y pico.

Juguetes expuestos, 

juguetes colgados…

Y los niños míseros, 

muy desconsolados.

Quien tenga familia, 

tiene que gastar.

Es noche de Reyes 

y hay que regalar.

Esta noche, en casa 

de pobres y ricos, 

hay que poner algo 

a grandes y a chicos.

Se ponen juguetes, 

ya buenos ya malos; 

se ponen bombones, 

se ponen regalos.

Se ponen corbatas, 

se ponen carteras, 

se ponen sortijas, 

se ponen pulseras, 

se ponen triciclos, 

se ponen patines, 

se ponen muñecas, 

se ponen violines,

se ponen tambores, 

se ponen pelotas…

Y los comerciantes 

se ponen las botas.

Autor: Nijota

Manuel Negrin (2016)