010.jpg005.jpg001.jpg008.jpg003.jpg004.jpg002.jpg009.jpg007.jpg006.jpg

Pepe Méndez, un periodista con mayúsculas

Resulta  curioso  que  en  el  recuerdo  de  cuando  Pepe  Méndez  fue  “mi  jefe”  en Jornada  Deportiva,  no  tengo  en  la  memoria  ni  una  sola  orden  suya,  ni  un  solo reproche  altisonante  a   un  error  mío,  que  fueron  muchos.

Pepe Méndez

Sin  duda,  fue  un  jefe  atípico,  seguramente  porque  no  era  realmente  un  jefe. Simplemente,  un  redactor,  un  periodista.  SIMPLEMENTE,  con  mayúsculas.

 REDACTOR, con  mayúsculas.

PERIODISTA,  con  mayúsculas.

Cuando  hay  adjetivos  que  no  se  utilizan,  por  falta  de  sustantivos,  creo  que  el  de “honorable”  es  el  que  mejor  podría  definir  a  Pepe  Méndez.

Honorabilidad  palpable  en  algo  también  tan  extraño  como  sólo  conocer  a  una  empresa  en  su  vida,  a  la  que  se  dedicó  en  cuerpo  y  alma,  y  a  la  que  defendió .....  como  también  hacía  con  otros  compañeros.

Le  respeté,  no  por  obligación,  sino  por  el  mismo  respeto  que  me  tenía.  A  mí  y a todo  el  mundo.

Valoraba  las  virtudes  de  otras  personas,  aunque  a  veces  no  lo  demostrara,  y  yo admiraba   su  saber  estar,  no  más  allá  del  límite  establecido,  con  seriedad  y rectitud.

La  Asociación  de  la  Prensa  de  Santa  Cruz  de  Tenerife  contó,  desde  el  primer momento  en  que  Juan  Sánchez  se  lo  comentó,  con  su  decidido  apoyo,  que transmitió  al  periódico  y  a  todos  cuantos  hacían  información  deportiva.

Su  tozudez,  más  que  un  aspecto  negativo,  era  el  mantenimiento  de  una  recia convicción  por  sus  ideas.

Le  recuerdo  trabajando  como  el  que  más;  yendo  a  comer,  y  regresando  pronto; sin  coger  vacaciones;  dándome  ánimos  cuando  notaba  que  lo  necesitaba; corrigiéndome  cosas  procurando  que  no  me  molestase  (cuando  la  realidad  es  que se  lo  agradecía).

En  el  periódico  Jornada  aprendí  muchas  cosas,  la  mayoría  buenas,  y  una  gran parte  de  ellas  se  deben  a  Pepe  Méndez.  El  lo  sabía,  y  ahora  quiero  que  también lo  sepa  su  familia.

 

Me  gustaría  que  todos  recordemos  a  Pepe  Méndez  con  el  mismo  aprecio  y  el cariño  que  me  dispensó.  Y  eso,  de  poder  medirse  en  valor,  sería  de  24  kilates, como  esta  insignia  de  oro  que  se  le  va  a  entregar.

Nota: Texto mío antes de la entrega, a título póstumo, de la insignia de oro de la Asociación de la Prensa Deportiva de Tenerife a Pepe Méndez, acto que tuvo lugar el viernes, 24 de enero de 2003, a las 8 y media de la tarde en el Casino de Santa Cruz de Tenerife.

 

Manuel Negrin (2016)