006.jpg010.jpg009.jpg003.jpg004.jpg002.jpg001.jpg007.jpg008.jpg005.jpg

El disparador

Semblanzas con resolución: el disparador

“Con diez cañones por banda…” así es el personaje. Disparando a diestro y siniestro. No dejando títere con cabeza en la oficina. Un día de lluvia le cayeron dos gotas; una, en el ojo que le dejó medio ciego, con la otra resbaló y se partió una pierna. Intentando levantarse se agarró a una maceta que le cayó encima de la oreja. No llegó a gritar de dolor porque la abeja que estaba en la maceta le picó en la lengua. Ahora, cojo, ciego, sordo y sin habla, en el hospital, con mano temblorosa, emula a Espronceda escribiendo poemas románticos. 

El político

Semblanzas con resolución: el político

Era joven y de pueblo. Del pueblo: iba a todos los partidos, bebía vino en los ventorrillos de las fiestas, jugaba al envite. Se relacionaba muy bien. Abrazó una nueva ideología política y se apuntó. Hizo nuevos amigos (¿de compromiso?) y subió, subió, subió. Al mismo ritmo cambió relaciones, propósitos, incluso lealtades y se fue amoldando a los estatus cada vez más exigentes, ya no necesitaba de aquellos primeros consejos. Fue el más grande. Pero perdió dignidad y amistades por el camino. Él no lo sabe, pero ahora tiene alzhéimer, ya no le quedan recuerdos. Envido, siete, nueve, chico fuera.

El mentiroso

Semblanzas con resolución: el mentiroso

Era mentiroso, pero mentiroso, mentiroso. No tenía familia conocida, pero a diario algún familiar suyo tenía algún problema que él tenía que ir a resolver. No sabía decir la verdad, se le notaba. Su realidad era diferente a todos. No bebía, no fumaba, sólo respiraba, vivía … y mentía. Terminaron poniéndole un mote: el lobo feroz. Una vez, dijo que en su casa había fantasmas y que le decían que se lo querían llevar. Un día desapareció y nunca se le volvió a ver. Al cabo del tiempo derruyeron su casa para construir una mega tienda de las denominadas sex-shop.

El "segurita"

Semblanzas con resolución: el "segurita"

Era un “segurita” muy eficiente. Cachas, pero inteligente. No todo era músculo. Capaz de pensar antes de actuar, y eso que siempre le tocaba trabajar en espectáculos de masas, a la entrada, y con antecedentes de problemas. Seguramente por eso mismo le llamaban. En una de esas conoció a una chica. Hubo otros conciertos, más representaciones, espectáculos diferentes, pero siempre la misma chica, maestra (profesora de Educación Infantil y Especial). Ahora mismo se dedica a cuidar la entrada y salida de los niños en la guardería que comparten de socios. Parece ser que todo fue a raíz de ver la película “Poli de guardería”.

La perfumada

Semblanzas con resolución: la perfumada

Sinceramente, a veces olía a incienso; otras, al caramelo fundido que acompaña a las natillas. Pero había que renocerle un catálogo de perfumes que no parecía tener fin. Cada día, uno diferente. Probablemente también cada día, un tarro. Nunca le faltó compañía masculina, sobre todo si eran fumadores: allí donde fueran nunca olía a tabaco. Días atrás la expulsaron de una churrasquería. Los dueños se quejaron: en el exterior no olía a carne asada sino a Chanel número 5. Es más, varias personas habían entrado preguntando por perfumes. Finalmente entró a trabajar en el PIRS sin necesidad de concurso oposición.

Manuel Negrin (2016)