005.jpg002.jpg007.jpg006.jpg004.jpg008.jpg010.jpg009.jpg003.jpg001.jpg

11 de abril

Año 1711. Se erige en parroquia la iglesia de Nuestra Señor de la Candelaria en el municipio de La Oliva en Fuerteventura.

Año 1836. Había en ese tiempo un funcionario en Las Palmas, Salvador Clavijo, subdelegado de policía que cuidaba de la conservación de los montes públicos, pero que era profundamente aborrecido por los canarios. Fue acusado de cohecho de talas fraudulentas, pues en el Valle de Chinimagra se habían cortado en dos años, doce mil pinos y en la Aldea de San Nicolás vivían 80 jornaleros dedicados sólo a la conversión de los pinos en carbón. 

 

En la noche del 11 de abril de 1836, aprovechando el pueblo un estado de situación anárquica, preparó en silencio un motín contra el citado Salvador. Al toque de rebato de las campanas le sacaron de su casa con toda su familia y le embarcaron para Tenerife para ponerlo a disposición de las autoridades de esa isla.

El ayuntamiento de Las Palmas nombró una comisión que examinase el estado de los montes, resultando de esta pesquisa que los pinares de Veneguera, Mogán, Tejeda y Artenara, propios del Estado, habían sido criminalmente talados por hacha y fuego. El mal que se lamentaba, aunque había adquirido en aquellos años mayores proporciones, no era nuevo en el país. La Sociedad Económica y el municipio consignaban con frecuencia en sus actas estos tristes hechos, sin encontrar para impedirlo remedio eficaz alguno. 

Año 1869. En la noche de este día nace, en Santa Cruz de Tenerife, Diego Crosa y Costa "Crosita". Fue caricaturista, poeta, dibujante, acuarelista, prosista, actor y autor dramático. Dotado de un finísimo oído de poeta, amador fervoroso del octosílabo, es uno de los mejores cultivadores del romance en Canarias. Poeta de transición entre la Escuela Regionalista y el Modernismo. 

Inspirado en Viana y Viera, escribió dos romanceros con los que quiso poner en romance nuestra historia. Publicó, entre otras, las siguientes obras poéticas: Folías (colección de coplas canarias) en 1923 y una segunda edición en 1932, Romancero canario, Mar y cumbre, y Romancero guanche, así como la comedia de costumbres canarias "Isla adentro", que se estrenó en 1910 en Santa Cruz de Tenerife. 

Fue trovador en las populares romerías al santuario de Nuestra Señora de Candelaria en Tenerife. En su labor regional sobresalen sus Coplas de folías; en cuatro versos pone las características de la psicología del amor canario.

Una de las poesías más características y predilecta de su autor es La Maga, publicada en 1917 en la revista Castalia (página 308 del libro Poetas Canarias). 

En la fiesta del soneto celebrada en el Ateneo de La Laguna, Crosita quiso sintetizar en un soneto las esencias del querer canario, simbolizando éste en las "folías" y en el "arroró". El soneto se titula "Amor canario" y dice así:

Espónjase  la  tierra  bajo  el  fuego

del  sol  ardiente  en  las  montañas  de  oro,

y  los  “canarios”  con  trinar  sonoro,

¡Mas  luz!  le  piden  amante  ruego,

Dejando  de  sus  chozas  el  sosiego,

el   labrador  trabaja  su  tesoro,

y  se  oye  entre  las  mieses  un  “te  adoro”

que  une  dos  almas  que  se  besan  luego.

Es  el  amor  de  Dácil,  que  alegrías

en  el  boscaje  y  en  el  prado  añora,

amor  con  dejos  de  melancolías, 

amor  ingenio  que al  mirar  implor:

el  que  al  reir  nos  canta  unas  “Folías”

 

y  un  “arroró”  de   madre  cuando  llora.

Manuel Negrin (2016)